Los Individuos habitan sus espacios con una pasividad sorprendente. Se limitan como mucho, a mantener la propiedad, sometiéndola a una reducción que exige su silencio y anonimato. Cualquier accidente que perturbe la simetría postiza está condenado a una rigurosa rectificación: el statu quo del espacio individual no es negociable, dejaría de ser conocido, familiar. No muy diferentes son los espacios (tradicionales) de exposición, cuyas inequívocas reglas convierten toda relación obra/espacio en un asunto parasitario, donde el espacio sólo presta un servicio temporal y la obra rara vez genera alguna dinámica más allá de una meramente ornamental. Frente a esto surgen iniciativas que piden reconocimiento y plantean espacios que, a pesar de ser en extremo novatos en lo que al circuito de exposiciones refiere, presentan herramientas y facilidades que permiten dejar de lado ese ánimo cauteloso, y motivan a potenciar y sacar del ámbito discursivo los vínculos entre una obra y su entorno. El proyecto 112-59 se desarrolla en dos casas. Dos casas que en breve servirán dócilmente a los afanes de la urbanización vertical y por tanto se encuentran ante su inminente demolición, hecho que, lejos de representar una fatalidad, debe asumirse como lo mejor que puede pasarle al espacio, y de paso, como algo provechoso. Así lo han tomado los dieciséis artistas que, cobijándose bajo la total autonomía que otorga el desuso, plantean una serie de intervenciones que proponen redefinir las dinámicas del espacio habitable (no mirar, no entrar, no participar) y de alguna manera señalar y examinar los valores que damos por "muy conocidos" en los ámbitos arquitectónicos.


112

FELIPE RODRÍGUEZ 

NOTES ON SECURING YOUR HOUSEHOLD

1. Privacy is not negotiable. A funny fact seems to be what, when securing one’s privacy, others has to be violated.

2. Images provide facts. A space that can’t be seen, can’t be recognized. We recommend little or no mesure when applying our methods.

3. So (starting from 3) what can be seen, doesn’t exist.

4. Vigilance is not a commodity, is a necessity. One’s desire is never satisfied.

5. Be careful when on camera’s range. Finding yourself being part of the image might a tricky situation: you could get trapped inside the show. Avoid by all means.

NOTAS PARA LA PROTECCIÓN DEL HOGAR

1. La privacidad no es negociable. Un hecho curioso es que, al asegurar la privacidad propia, la de otros debe ser violada.

2. Las imágenes representan hechos. Un espacio que no puede ser visto, no puede reconocerse. Recomendamos poca o nada de mesura al aplicar nuestros métodos.

3. Entonces (a partir del 3) lo que no puede verse, no existe.

4. La vigilancia no es opcional, es requisito. Nuestro deseo nunca será satisfecho.

5. Tenga precaución al entrar en el rango visual de la cámara. Hacer parte de la imagen puede ser engañoso: puede usted hacer parte del show. Evitar a toda costa.


SIN TÍTULO

SANTIAGO CASTRO

El proceso requiere de dos partes, una delantera y una trasera. La delantera -que ha evolucionado dramáticamente en tiempos recientes- parte del caos y lo impredecible, y exige rigurosa exactitud, de otra manera ésta rebasaría los espacios y momentos destinados a ella durante el proceso; la marca se echaría a perder. La trasera ha sufrido menos cambios, pero avanza lentamente a una perfección que claramente no ha alcanzado, no por falta de potencial, sino por una perversa simpatía hacia lo nuevo y monumental, erigiéndolo como símbolo del progreso, simpatía. Que a su vez establece que la única marca aceptable es aquella que condena las estructuras a una renovación vertical. Es aceptable en cuanto es una marca sigilosa; se mantiene sigilosa en cuanto se establecen y socializan otras marcas como nocivas. Y, oportunamente, existen otras que, agitadas e impacientes por plasmar lo que les fluye lentamente, son en esencia estéticas y apacibles, lo suficientemente silenciosas como para cumplir tan lapidario papel.


CALINA

SEBASTIÁN CARRASCO 

Relájese. Actúa usted como si estuviese siendo vigilado. Tómelo como ironía, como símbolo, como protesta, como política ... no se sienta apenado, logro entender que es usted víctima de un denso adiestramiento. Tome asiento. Noto en usted ciertos "gestos". No lo son -al menos no en un sentido honesto-. Son emisiones de energía biomecánica calculadas, preparadas y proyectadas que sirven como dispositivo de encaje social. Sienta el calor. Digo social no de una manera irónica, simbólica o política, sino de una un poco más banal, relacionada con cierta tendencia a la adoración de objetos. Relájese y sea honesto. Le prometo que nadie le observa así que puede entregarse a la sensación. Tome asiento donde otros ya han estado. Sus "gestos" tienen razón de ser en cuanto son para un ojo que los observa. Abandónelos, se encuentra usted sólo. Sienta el calor y la energía, es lo único que le acompaña. Lo noto pálido. Es normal. Acaba usted de entregarse por completo al placer culposo de la sensación.

Sienta el calor.


SIN TÍTULO

LORENA ORTIZ

No es necesaria una incisión masiva. Tampoco si fuese necesario es mi tarea realizarla. No se pretende el inclinarse por alguno de los bandos. Ni una bulliciosa protesta ni un silencioso llanto. No se trata de arruinar el todo, se trata de alterar las unidades existentes y esperar que esto tenga algún impacto en la percepción del todo. Un reducido rayo de luz es suficiente para romper el balance de la habitabilidad cotidiana. Afectar este balance potencia una nueva identidad inmune a nuevas intervenciones, incluso si son en extremo dramáticas, como una demolición.


LA NATURALEZA DE LAS COSAS

JENARO GONZÁLEZ PAÉZ

"Somos Individuos en principio y en esencia naturales, hijos de la naturaleza y ahora hijos de la civilización, antes pertenecíamos a un ciclo y ahora a otra que nosotras mismos Inventamos." Una casa que está próxima a su demolición, para luego ser convertida en arquitectura vertical, es de gran inspiración para la interacción e intervención de sí. Dicha condición "demoledora" desvirtúa y reduce la connotación doméstica que antes poseía la casa, la cocina, las puertas, las habitaciones, el piso, las ventanas, los cables, etc. Aunque aún existente dicha connotación, es mermada por su posibilidad de ser y significar, ahora, un sinfín de posibilidades. El poder hacer uso de todos esos elementos domésticos ya no-domesticados, ahora salvajes para su nueva condición poco funcional y mas artificial, hace del espacio un lugar vuelto hacia lo natural por su estado de "utilidad indefinida" el cual es en potencia un edificio, un negocio o una exposición de arte. La intervención e instalación en el espacio se inserta de una manera muy orgánica utilizando los elementos mismos de la casa en descomposición. Insertando grados de artificialidad y naturalidad proponiendo un espacio físico y reflexivo entorno a las condiciones y esencias humanas que lo sitúan en el centro de una paradoja muy grande, entre sus sensaciones y su mente racional, las cuales definen el sentido del hombre y del arte. "Muchas edificaciones naturales / orgánicas / animales, son trabajadas desde el lugar, no existe una transportación del objeto terminado al lugar de instalación. Dicho trabajo se adapta y nutre de las condiciones especificas del lugar, es elegido por sus características las cuales aportan a la estructura del nido, el panal, la madriguera, la choza, etc. Se producen de manera progresiva, en un lugar determinado, sin el uso de estructura previa. Por esto el carácter orgánico de las formas"


TRICHINELLA

PABLO GÓMEZ

Frente a la actitud metabólica de las ciudades en cuanto a las edificaciones de edad, motivo las iniciativas parasitarias. Esto es, por ejemplo, reconstruir un espacio en deconstrucción. Frente al arraigado principio de que el espacio es inmutable, motivo actitudes un poco menos neutrales. Esto es, por ejemplo, el simple acto de derribar un muro. Un gran número de consecuencias puede tener este acto. Al enfrentar dos privacidades -las separadas por el muro- se genera un contraste perturbador: la burbuja se rompe y deja al descubierto todo lo que celosamente se había atesorado en ella; lejos de lo que considerábamos una certeza, es el espacio el que nos posee a nosotros. Frente a los escombros producidos en el proceso, motivo un registro ingenioso. Este proceso de reactivación del espacio genera tantos cambios internos, que eventualmente terminan convirtiéndose en contundentes y apreciables imágenes externas.


SIN TÍTULO

RAFAEL DÍAZ

No se deje engañar. Somos todas especies necesitadas. A diferente escala, pero necesitadas. En peligro de desaparición (no de extinción) a diferentes niveles. Nos rigen males que nos protegen tanto como nos amenazan, políticas en diferentes lenguajes. Pasar desapercibido es fundamental. Circular sin generar ruido. Alimentarse de las sobras y evitar confrontación directa. Evitarla a toda costa. Las probabilidades son ínfimas. Que el silencio sea el tinte que adorne la sigilosa existencia. Que el silencio nos arrope y nos mantenga inmunes a sus afanes de control, limpieza y progreso. No se deje engañar, todos actúan dando sus propias interpretaciones de la vida a ambos lados del poder, tanto en la dominación como en la resistencia. No se deje engañar, todos estamos en peligro. El secreto está en no parar de moverse, no dar pistas al enemigo.


MANOS A LA OBRA

"CHUCHO" BEDOYA

Unas manos algunas vez habitaron este lugar. Lo adquirieron /circularon /adornaron /marcaron / apropiaron / vigilaron / celaron / restringieron...hasta que lo agotaron y lo abandonaron. Luego llegaron otras y se dieron por bien servidas: en el polvo y acumulación vieron tinte y herramienta, las fisuras eran gestos por completar...en general, lo inusual de la experiencia servía como traslado temporal. No era del todo explícito, pero era un espacio por definir, no se cometería el mismo error de encasillarlo como lugar, cosa o persona. No, estas manos no quieren usarle para mitificarse. Estas manos no quieren sobrestimarle sumándole simbologías inexistentes. Tampoco quieren subestimarle reduciéndolo a plásticas lastimeras. No, estas manos sólo quieren aprovecharle en sus momentos de agonía.


SIN TÍTULO

LUIS E. ESTRADA

Alterar el tramo físico en un trayecto no es la única forma de editar un recorrido. Se comienza por el punto más alto, invisible para aquellos que favorecen las lecturas horizontales en este tipo de situaciones. Mientras se hace evidente en los rostros de los autores una urgente necesidad por escapar a la influencia (productiva), esta extraña y casi fuera de lugar elevación presiona a los espectadores, y hace evidente en sus rostros una urgente necesidad por complacer la influencia (sobre la mirada). Para combatir el peligro de extinción (o más bien de desaparición) de la imagen creada se percibe un sonido, que lo único cierto que hace es confirmar la naturaleza extraña y casi fuera de lugar de la experiencia.


EXTRAÑO/SINTÍTULO

GABRIELA JIMÉNEZ

Currently my work revolves around issues related to the notion of home, displacement, and domesticity. I am particularly interested in the human/social need for a sense of place; a sense of authentic human attachment and belonging. My approach to these matters began as an exploration through my own ideas of home and my experience of moving to a different country. Arjun Appadurai talks about how in today’s world, social and cultural interactions function under a new scheme. According to him, the new global cultural economy has to be seen as a complex, overlapping and disjunctive order in which human mobility is one of the dimensions of such disjunctures. Under this condition, the notion of home becomes blurry, even when attached to its architectural representation or to a particular place. What is home and its materialized conception of house after all? How tightly linked is the notion of home to its physical representation? These are some of the questions I address in my work.


TRAÑA

LAURA CEBALLOS

El proceso de acumulación mundial que convierte al crecimiento en palabra general es de igual manera justificación de los objetivos, y condiciones de juego. Por tanto es un sistema que se auto-alimenta y crece indefinidamente. Esas condiciones y objetivos no son los nuestros. No se permitirá que se nos despoje gradualmente de nuestro tiempo. Esto no es un espectáculo, es un ataque sorpresa. Se debe ampliar nuestro territorio. Se debe establecer una nueva base. Se deben tomar nuevos territorios.


SIN TÍTULO

MARÍA FERNÁNDEZ

Existe un punto intermedio entre la mentira (decretada) y la verdad (reconocida). Un punto que tras su inofensiva neutralidad esconde asuntos que ni se acercan a la veracidad del ensayo, ni se entregan a la narrativa de la ficción. Asuntos que pocos, o mejor, pocas (cosas) han presenciado. Asuntos que se efectúan en lo mas profundo de la privacidad para satisfacer las in usuales desviaciones del ego. Asuntos que se esconden de esa falsa memoria que construye la historia, no por miedo, sino por la elegancia de no afectar el status quo -o lo políticamente correcto-. Y en estas condiciones deben permanecer, se debe ser muy precavido con que la ironía no alcance el cinismo y se tome todo muy a pecho (pero si la curiosidad es insostenible procure, por un corto tiempo, guardar silencio y escuchar).


SIN TÍTULO

DAVID ESCOBAR

Son vestigios de habitabilidad, del movimiento acumulado. Los detalles distraen. Nublan la apariencia. De un filme rescato ese detalle. Ya por puro ocio se dedicó a enfocar y desembocar indiscriminadamente la lente, viendo cómo los detalles se nublaban convirtiéndose en formas abstractas para luego volver a su estado definido. En el decimocuarto vaivén nota algo extraño al fondo de la imagen. Una mancha que parece personas y una persona como mancha. Había descubierto, por puro ocio, que al descartar los detalles se revelaba una cálida pero siniestra imagen.


CAPITAL ENTRÓPICA

VANESSA CALDERÓN

En una ciudad destruida la ruina se expande, empieza a habitar otros lugares, a permear otros espacios de la esfera social. Nos enfrentamos con una ruina expandida, "la ruina" y "las ruinas" convergen en un espacio donde son, al mismo tiempo, causa y efecto la una de la otra.