El municipio de Honda, Tolima está ubicado en el centro de Colombia entre las cordilleras oriental y central en el valle del Río Magdalena, cuenta con una población  aproximada de 27.000 habitantes los cuales mayoritariamente dependen del río para sus diversas actividades económicas y sociales. El proyecto Visualización de Honda nace en 2014 a partir de la inquietud de expandir nuestras prácticas artísticas concentradas e incidir en un contexto específico hasta el punto de afectar ciertas cotidianidades

Para favorecer la comunicación horizontal fue necesario crear un lenguaje visual que permitiera a la comunidad local identificarse con las estrategias planteadas. Tomamos el color amarillo del puente Navarro (el primer puente construido en Colombia) como característica unificadora de todas las iniciativas que desarrollamos, ya que este puente es un lugar reconocido y apropiado por la comunidad. A partir de este lenguaje visual inicia la construcción de estrategias artísticas, pedagógicas y de comunidad que nos permitirán alcanzar fines comunes, en este caso el empoderamiento de los hondanos frente a sus recursos naturales, su patrimonio arquitectónico y cultural.


La manera a través de la cual identificamos una serie de problemáticas, con el objetivo de incidir en ellas fue un proceso que definimos como acupuntura urbana. Este proceso se basa en 3 pasos:  diálogo con la comunidad, diagnóstico de cotidianidades y creación de símbolos que actúen como agujas con la intención de incidir en dichas cotidianidades del lugar. 

En este sentido, a partir del diálogo con la comunidad, diagnosticamos tres problemáticas: 

· Un cerro emblemático en conflicto, que dejó de ser frecuentado por la comunidad.

· La contaminación del río Magdalena y la vertiginosa desaparición de la pesca.

· La gentrificación de la zona colonial.

 

DSC_0078.JPG

Esta iniciativa buscaba reactivar el flujo de las personas hacia el cerro Cacao en Pelota. Las restricciones al acceso disminuyeron considerablemente la afluencia de la gente hacia el cerro, ya que estaban obligados a subir por un camino difícil y accidentado.

Con la ayuda de la comunidad Construimos una cabina Sonora (amarilla) que se instaló en el cerro con la intención de darle mayor visibilidad y reactivar el flujo de las personas hacia él. La cabina funciona como un dispositivo que exalta los sonidos de la naturaleza contrastándolos con los de la ciudad, tratando de reestablecer una relación entre la comunidad y su entorno natural, combirtiendose también en un un simbolo de sostenibilidad y cuidado del medio ambiente al funcionar en su totalidad con energia solar. De estos esfuerzos colaborativos devino la necesidad de adecuar el camino que conducía a la cima del cerro, permitiendo a los hondanos un acceso más fácil al igual que generar cohesión y empoderamiento de la comunidad a la hora de trabajar en conjunto para mejorar sus propias condiciones de vida.


Este taller se desarrolló con un grupo de niños hijos de algunos pescadores Hondanos, estudiantes de la Institución Educativa Antonio Herrán Zaldúa, que luego de recibir la fundamentación básica, pudieron utilizar sus propias cámaras (las cuales construyeron con cajas de distintos materiales) para representarse a sí mismos y a su entorno.

 
 

¿Cómo es que una simple cajita de cartón cualquiera puede convertirse en un instrumento de visión, de empoderamiento y de expresión individual?

Desde la concepción misma del taller de fotografía estenopeica o cámara oscura se pretendía confrontar a los estudiantes con una visión de la fotografía (y de paso de la tecnología en general) ajena a su entorno y que contrastara directamente los valores preconcebidos que traen las tecnologías digitales (teléfonos celulares principalmente), en donde valores como la inmediatez de la imagen, capturas ilimitadas y el automatismo generalizado de los dispositivos mandan la parada.

Con esto en mente se propuso introducir a los muchachos a la técnica fotográfica en su forma más básica: una cámara hecha con una caja de cartón con un pequeño agujero realizado con una aguja que hace las veces de lente, revelado químico de negativos a blanco y negro en papel, cero automatismos y una fotografía a la vez.

 
 

 

 

Cianotipos realizados por familias de pescadores en Caracolí

El presente taller estuvo dirigido a las mujeres esposas de los pescadores, y por añadidura (evento afortunado) al resto de la familia. Por lo tanto las fotografías que componen esta publicación son el trabajo en conjunto de adultos mayores, jóvenes y niños desde los 4 años de edad, que realizaron además de las herramientas ya mencionadas representaciones de diferentes pescados del río y de otros aspectos relacionados con la vida del pescador.

¿Es posible realizar fotografía documental y registrar un oficio y estilo de vida sin utilizar una cámara fotográfica?

Este taller de cianotipo se  concibió con la idea de tratar el tema de la pesca tradicional en la ciudad. El objetivo fue que éste mantuviera un carácter documental que trascendiera el aspecto de la experimentación técnica. Con esto en mente se decidió abordar el oficio del pescador a través de las diferentes herramientas y utensilios que se utilizan diariamente en esta actividad. El resultado una representación global de la pesca a través de algunas de las técnicas tradicionales representadas en los distintos tipos de herramientas.

Más información: https://www.behance.net/gallery/34001470/El-Oficio-del-Pescador


Con la intencion de generar una conciencia ambiental en las futuras generaciones de pescadores y habitandes rivereños sobre la importancia de dejar de tirar basura y limpiar las orillas del río Magdalena , decidimos desarrollar un corto animado para proyectarlo tanto en Honda como en los demás municipios instalados a las orillas del Magdalena. Este proyecto se dío con la colaboración del animador Tomás Silva Luna el cual  ilustró la situación actual del río.


Se llevaron a cabo sesiones de cine para los niños de las familias de pescadores basados en una iniciativa ya existente en el barrio Pacho Mario (el barrio tradicional de la pesca en Honda).


Este proyecto artístico transcurrió desde  las 6:00 am hasta a las 6:02am el 9 de Noviembre de 2015. Le pedimos a la estación de radio local Olímpica Stereo 90.5FM reemplazar el himno de Colombia con una de las grabaciones de campo del paisaje natural de honda tolima. Esta iniciativa fue propuesta por el artista Yunyu Ayo Shih, basándose en su experiencia en honda y partiendo del interés de otras iniciativas de generar un vínculo entre la comunidad y el medio ambiente.


Realizamos un concierto fonográfico en la Catedral de Nuestra Señora del Rosario con presentaciones de dos Artistas sonoros David Vélez y Felipe Rodríguez, teniendo en cuenta por un lado, que es un lugar activo, y por el otro, que es un lugar donde la gente va dispuesta a escuchar. Aprovechamos estas condiciones para integrar las ideas que veníamos trabajando: generar una conciencia ambiental, reivindicar el patrimonio histórico y cultural de Honda y fomentar procesos colaborativos y de comunidad; en este sentido la iglesia propuso y realizó un sermón sobre la figura de San Francisco de Asís, patrono de los animales y la naturaleza.

audio Block
Double-click here to upload or link to a .mp3. Learn more

Tomamos la decisión de que la música funcionara como eje transversal, ya que la música documenta los imaginarios de una población. Las canciones sobre el río y la ciudad despiertan un sentido de identidad y pertenencia. Entendimos que nuestras iniciativas debían ser comunicadas y canalizadas haciendo uso de este medio, un lenguaje propio de la comunidad, para así incentivar un proceso de apropiación. De esta manera trabajamos en colaboración con un grupo de música local, el Conjunto los Amigos, conformado por Germán “El Mono” Rodríguez y Jorge Rodríguez,  conocedores de un vasto repertorio de música de la región. Estos intérpretes que reivindican a través de su música y sus letras una visión idealista de la tradición, se identificaron y simpatizaron con nuestras iniciativas y propusieron una mirada realista de la situación actual de Honda. Con este objetivo el dueto se prestó para la grabación de tres videoclips de canciones tradicionales y de su autoría que muestran explícitamente, de manera visual, el estado de deterioro actual del río Magdalena y sus orillas. De esta manera buscamos no solo evocar las problemáticas actuales de la ciudad y las iniciativas del proyecto, sino también exaltar el folclor olvidado, una reapropiación del patrimonio inmaterial de la región.

La gentrificación en la zona colonial es evidente, durante todo el proceso reconocimos unos lugares que, como el puente navarro, aún son de uso cotidiano de la gente y generan pertenencia. Decidimos resaltar estos puntos con banderas amarillas para fortalecer, consolidar y socializar estos lugares de resistencia. Decidimos intervenir el Billar Central, la Plaza de Mercado, el Museo del Río Magdalena, la casa de la Fundación Flora Ars+Natura y la Catedral de Nuestra Señora del Rosario. 
Además pensamos realizar una serie de actividades pedagógicas donde se haga una puesta en público de esta iniciativa que busca fortalecer la relación entre las personas y su patrimonio histórico y cultural.

jene.jpg

Todas las iniciativas están encaminadas a generar intersecciones entre la práctica artística concentrada

(una cabina sonora, unas banderas de metal, un trazo de pintura en el asfalto) y problemáticas específicas

(el desarraigo de un cerro, la gentrificación de un barrio, la contaminación de un río) con el fin de expandir

las posibilidades de incidencia y el rango de acción de las prácticas artísticas. Esta expansión ocurre a

través de procesos colaborativos, interacciones interdisciplinarias y lenguajes horizontales.

 

Las intersecciones de este tipo son base y filosofía en los proyectos de 4-18 y es lo que llamamos

Arte Expandido